loading...
Mezcla curado

Mezcla curado

Es un queso elaborado a partir de leche pasteurizada de vaca, oveja y cabra. Se comercializa en Cuatro maduraciones (Tierno, Semicurado, Curado y Viejo), además de Tierno Light y Tierno Bajo en Sal.

formatos

-Cuña de 330 g.
-Cuña de 250 g.
-Pieza entera de 3 kg. aproximadamente.
-Pieza mini de 900 g. aproximadamente.
-Bolsa de queso en dados de 100 g.
-Bandeja de lonchas de 250 g.
-Tarro de tiras de queso en aceite de oliva, peso neto 320 g.

conservación

La Temperatura y la Humedad del ambiente son factores determinantes en la conservación del queso.

La fermentación del queso se acelera con temperaturas altas y se ralentiza cuando la temperatura es baja.

En cuanto a la humedad ambiental, si ésta es excesiva se produce un enmohecimiento de la corteza, por el contrario, si la humedad es baja, la consecuencia es que el queso se endurece y se seca.

El mejor sistema de conservación es el papel aluminio o film (sólo el corte, pues el resto del queso ha de respirar) a temperatura no superior a los 14ºC (ideal 6ºC-10ºC, p.e., cajón de las verduras de nuestra nevera) y con una humedad entre el 70 y 80 por ciento. Es recomentable voltear el queso cada 8 o 10 días.

Es muy importante para apreciar todas las cualidades de cada queso sacarlo de la nevera y desenvolverlo 15 minutos antes de su consumo para que a la hora de consumirlo esté a temperatura ambiente.

Cuando le falta curación, dejalo en un lugar oscuro, cubierto y a temperatura ambiente.

presentación

Conveniente sacar el queso del frigorífico y abrir el envase 15 minutos antes de que vaya a ser consumido, pues la temperatura adecuada para su ingestión debe rondar los 22º C.

Es muy importante el corte del queso, tanto por razones de conservación como por razones estéticas: este debe de ser limpio y fino de forma que la superficie de corte no presente irregularidades.

Pueden utilizarse cuchillos especiales de doble mango que facilitan el corte en dos mitades de las piezas o bien un cuchillo ordinario con la suficiente longitud de hoja para llegar fácilmente al centro del queso.

El cuchillo idóneo es el de un solo filo con punta redondeada.

Antes del corte, conviene atemperar el cuchillo. Esto se consigue sumergiendo la hoja durante unos instantes en agua caliente, secándolo posteriormente con un paño. El corte deberá ser angular, con vértice en el centro geométrico de la pieza, no cortando más cantidad de la que se vaya a consumir y dividiéndola posteriormente en láminas delgadas (de unos tres a cinco milímetros de espesor). La forma triangular de estas láminas será la de triángulos isósceles.

La forma mas adecuada para su presentación es presentar el queso ya cortado sobre tablas de madera, pero como siempre no es posible en cada caso, servirá cualquier plato lo más llano posible, evitando en todo lo posible amontonar en demasía unos trozos sobre otros.

maridaje

Los quesos de alta curación se acompañan con Tintos con cuerpo y de alta graduación de Rioja, Ribera del Duero o Priorato. Siempre hay que recordar que esto es una mera orientación y en ningún caso ha de tomarse como una norma. Sobre gustos todo está por escribir.